¿Por qué en este lugar?

¿Por qué en este lugar? ÁBBATTE nace en la abadía Cisterciense donde la tradición y la modernidad conviven recuperando el milenario oficio de tejer. Esta localización es la fusión perfecta entre lo que ocurría en el siglo XIII en el monasterio de Santa María de la Sierra, donde ya tejían sus monjes, y ÁBBATTE una firma textil de recuperación de la artesanía de tejer.

¿Por qué nació ABBATEE en este lugar?

La orden cisterciense desempeñó un papel protagonista en la historia religiosa dando especial protagonismo al trabajo manual. Además de la función social que ocupó hasta la Revolución francesa, la orden ejerció una influencia importante en los ámbitos intelectual y económico, así como en el ámbito de las artes y de la espiritualidad.

A mediados del siglo XVI, casi el sesenta por ciento de la población segoviana dependía de la industria textil. La ciudad contaba con unos seiscientos telares, y producía aproximadamente más de 16.000 piezas de paño al año. Es por esto que el lugar es perfecto como sede de un proyecto de las características de ÁBBATTE, donde se recupera la tradición textil de la Sierra de Guadarrama en unos talleres de construcción contemporánea situado junto a las ruinas del Monasterio cisterciense.

Ya en el pasado esta zona era el principal centro de esquileo y lavado de lanas por su situación estratégica en la ruta de la trashumancia ganadera. La lana, el lino y la seda fueron las fibras que utilizaron en la Edad Media y desde el XIII al XVIII Segovia fue uno de los centros más activos de la comercialización de la lana castellana.

La vida diaria de los monjes blancos benedictinos de la norma cisterciense, da comienzo a la historia de una pequeña comunidad que progresa hasta albergar a reyes, en el XIV inicia su declive y acaba desapareciendo en la segunda mitad del siglo XVIII. Con el proceso de desamortización del XIX y el progresivo abandono del lugar convirtiéndolo en una ruina, hasta acabar en su casi total desaparición.

Esta nueva infraestructura con aire monacal es la fusión perfecta entre lo que ocurría en el siglo XIII en el monasterio contiguo, donde ya tejían sus monjes, y el proyecto textil de recuperación de los trabajos hechos a mano que ha impulsado ÁBBATTE.

Foto: Pablo Gómez – Ogando
Texto: María Olmos Mochales